El largo y difícil camino de la reconstrucción

Posted by

El presidente Javier Milei en los pocos más de 50 días de gestión de
gobierno de forma innecesaria acumula pasivos, ellos son debidos a
soberbia, testarudez, inexperiencia e intereses corporativos que se
evidencian en nombramientos difíciles de justificar por ejemplo el de
Daniel Scioli como Secretario de Estado de Turismo, Ambiente y Deportes
cuando exhibe como antecedentes de gestión el de haber sido
vicepresidente del presidente Néstor Kirchner y luego dos veces
gobernador de la Provincia de Buenos Aires a la que dejó prácticamente
quebrada tal como su sucesora María Eugenia Vidal demostrara
indubitablemente ¿Estos antecedentes son aval para su actual
nombramiento? Estas falencias fundamentalmente se explicitan en la
diversidad de ítems que conforman el DNU ómnibus enviado y debatido
en el Congreso de la Nación que reúne medidas prioritarias con otras
postergables.
No dudamos que el problema fundamental que nos llevó a esta situación
de derrumbe como nación y al desmembramiento estructural de nuestra
sociedad es la corrupción convertida en endémica que aceptamos con
indiferencia como natural y en algunos casos como justificable o peor
aún como viveza criolla. Esto fundamenta la necesidad de erradicarla
mediante la ejemplaridad y simultáneamente tener un presupuesto
equilibrado algo muy difícil de lograr si no se rompen estructuras
mafiosas enquistadas en el Estado.
Entendemos que es innecesario enumerar errores, falencias y
desinteligencias cometidos y acumulados por el oficialismo en el
tratamiento en el Congreso de la Nación de dicho DNU, cuando
observamos el maltrato a sus aliados políticos y a los gobernadores
algo que resulta incomprensible y peligroso.
La multitud de ítems que integran el mismo evidencian y generan
muchos reparos, dudas, especulaciones y preocupaciones, ello puede
conducir a esta administración a empantanarse en la gestión dado la
multiplicidad de intereses que buscan y pretenden su fracaso.
Las iniciales medidas de desregulación de la economía que de forma
inmisericorde y atropellada se tomaron, motivan lógicamente que los
precios relativos busquen su equilibrio, ello generó y genera fuertes
aumentos en casi todos los alimentos e insumos impactando
directamente y fuertemente en los sectores de menos recursos, en
particular en la clase media que ve como su nivel de vida se reduce y
cae, obligándola a desistir de todo aquello que le era normal, habitual
y necesario consumir, disponer y disfrutar ya que sus ingresos no se
incrementan en igual magnitud licuando de esta forma su capacidad
adquisitiva.
Entre los muchos sectores destratados está el empresariado Pyme que
necesita urgentemente una moratoria impositiva, muchas economías
regionales cuyas producciones están en el limita de la rentabilidad por las
excesivas retenciones a sus producciones y no entremos a considerar la
posibilidad que por eventuales factores climáticos las mismas resultaran
ruinosas , los monotributistas que quedaron descolocados en sus escalas
contributivas por la inflación, los jubilados condenados a la miseria ´por el
atraso en la actualización de sus haberes, esto significa en la práctica
llevarlos al acortamiento de sus vidas.
No dudemos que de no revertirse de forma urgente esta situación
sectores de la oposición y de las corporaciones de todo tipo que se ven
amenazados y afectados en sus intereses potenciarán esta situación de
malestar social, que puede conducirnos a situaciones en desbordes de
difícil pronóstico.
La administración de Alberto Fernández irresponsablemente por
ineficiencia, desidia e intereses corporativos dejó su gobierno en un
estado próximo a concursarse hablando metafóricamente, con el 214 %
de inflación anual, el FMI estima para este año el 150%, algo trabajoso
de lograr, no obstante ello si se logran las reformas estructurales
proyectadas y propuestas el cambio de rumbo sería copernicano e
indubitablemente se disiparían las nubes de incertidumbre que cubre
nuestro horizonte y las inversiones externas tanto de capital como las
de fondos de inversión esperadas y previstas se concretarán, resultando
así ser las bases fundacionales de la vuelta a la argentina opulenta de
comienzos del siglo XX, sabemos que el camino a transitar es largo y
difícil pero bien vale su transitar ´porque la estación final es la tan
ansiada reconstrucción por todos buscada.

Buenos Aires, 4 de Febrero de 2024 Diego Lo Tártaro Presidente IADER