Defender la República

La conjunción y sumatoria de hechos, circunstancias y problemas endémicos están llevando a la República a un camino sin retorno que son la realidad fáctica de quien detenta el poder y gobierna es la vicepresidenta Cristina Fernández, el Presidente es solo un obediente y fiel ladero de su mandante, esto se plasma en las marchas y contramarchas con que procede el presidente. Las circunstancias excepcionales de la pandemia potencian y agravan todos los problemas que venimos arrastrando desde hace décadas.

Economías Regionales y PYMES en la hora 0

Un panorama de desolador derrumbe y escombros económico-social es el que
abandonamos al finalizar el año, iniciamos el nuevo con nuestra estructura económica en coma inducido, los sectores mas afectados son las economías regionales, las pymes y como consecuencia lógica el sector laboral, esto nos impone reaccionar y accionar con urgencia y comenzar a trabajar para encarar la complejidad de los problemas que nos
aquejan y abaten.

Violencia

Asistimos a hechos de desorden y violencia social y política a la que con indiferencia observamos y nada hacemos para contenerlos y erradicarlos. ¿A que y a quienes hacemos referencia? A las Barras Bravas, y a algunas seudo organizaciones sociales.
En cuanto a las primeras son violentas y delictivas que por sus características, accionar y la impunidad con que se las protege se convirtieron en fuerzas de choque utilizadas para la coacción política, las segundas enarbolando banderas en defensa de reivindicaciones sociales reales y ciertas resultan ser organizaciones cuyo propósito a
través del desorden organizado buscan la subversión política-institucional.

Reflexionemos

Con la lógica simple y clara que lo caracterizaba al General Perón, el decía: “Que la víscera más sensible del hombre es el bolsillo”, pues bien hoy nos devanamos los sesos pensando en soluciones al laberinto en que nos encontramos y siempre llegamos a ese puerto en tinieblas que no nos permite ver el rumbo a seguir y menos el horizonte, pero no es necesario ver para saber donde esta la solución y es aquí donde en los dichos de Perón encontramos el camino.

¿Camino al Cadalso?

Muchos argentinos con total parsimonia, indiferencia e imprudencia continúan aceptando que se someta a la justicia mediante la modificación de normas y reglamentos, cambiando y trasladando a jueces para que fallen ajustándose a los intereses y necesidades de quienes detentan el poder y que han infligido la ley cometiendo delitos de corrupción durante su paso por la función pública para lograr así impunidad.

Argentina zona liberada

Es unánime en toda la sociedad el reclamo al gobierno que se defina y exponga un plan integral de gobierno que incluya los tres poderes del estado para racionalizarlo y darle efectividad, y ordenar el colosal desorden de todas la variables económicas, financieras y sociales, esto debe ser consensuado con los partidos políticos mayoritarios con el
propósito de dar previsibilidad, coherencia y seguridad a todos los agentes económicos solo así podremos comenzar a remontar la cuesta del atraso y la pobreza.

¿Como Salimos?

Hace ya muchos años que la política argentina es conducida en muchos casos por legiones de bandidos de diferentes matices políticos que detentan poder y se adueñan del gobierno, consecuentemente es indubitable y lógico que vivamos la crisis más demoledora de nuestra historia, no vamos a enumerar las calamidades que nos agobian, destruyen, confunden y nos enfrenta entre hermanos porque resultaría un acto de masoquismo…..

¿Cuanto vale el dólar?

Hace décadas que los argentinos desde que abandonamos la racionalidad y el sentido
común para conducir y administrar al país, nuestra economía con prisa y sin pausas
sufrió y sufre sucesivas crisis…

¿Hasta cuándo?

La crisis en la que esta inmerso el país no tiene antecedentes históricos, convertimos a la Argentina en un laberinto en que la psicosis e insensatez dominan nuestros pensamientos, acciones y proyectos, tal es el grado de desvarió y confusión en el que estamos inmersos que no logramos advertir lo irracional de nuestra realidad y proceder.