Ser o no ser

Las fronteras de los estados en el tiempo resultan siempre mutantes, temporales y circunstanciales así nos lo demuestra la historia y valga como ejemplo Europa cuya geografía-política a través de los siglos fue conformándose y cambiando por diferentes motivos: motivos familiares o por matrimonios monárquicos, por medio de acuerdos económicos-comerciales (valga como ejemplo en América, Alaska) o mediante la conquista militar. Pero siempre el perdidoso previamente venia sufriendo crisis familiares en el caso de las monarquías o por crisis económicas y/o políticas, que luego circunstancias particulares motivaban y permitían ser aprovechadas por vecinos codiciosos de territorios, de riquezas o fundando en razones o cuestiones étnicas.

Acuerdo de asociación estratégica Mercosur, un logro largamente trabajado

Tras 20 años de negociaciones se anuncio el acuerdo de asociación estratégica Mercosur -Unión Europea, el mismo genera una muy esperanzadora plataforma para el crecimiento sostenido de nuestra economía, siempre y cuando el mismo se instrumente con prudencia, equilibrio e inteligencia, dada la complejidad de homogeneizar economías y procesos industriales profundamente diferentes, al igual que regimenes impositivos, laborales y financieros de crédito. Paralelamente se imponen reformas de fondo en nuestra estructura y pensamiento económico ya que el mismo solo será exitoso en la medida que hagamos un giro de 180° en lo que desde hace décadas practicamos con desastrosos resultados que se corporiza en las recurrentes crisis económicas sufridas y aun subsistentes.

El Pueblo Quiere Saber

Ya están presentando y votando los partidos políticos cuales serán sus candidatos a ocupar la presidencia, vicepresidencia y gobernaciones, definido esto comenzaremos a asistir a las usuales componendas de la política, los políticos se van a sumergir en las turbias y sucias aguas de la discusión por la integración de las listas a diputados, senadores y concejales, los partidos con posibilidades de ser gobierno también ya están en la disputa por los cargos públicos ejecutivos.

Nuestro Futuro es el Pasado

Nuestro futuro es el pasado, este es el angustioso presente que tenemos los argentinos, quienes acumulamos años vividos, observamos que la película de nuestra historia política de los últimos cien años es una constante existencia entre esperanzas y frustraciones, que los actores siempre son los mismos, simplemente se van alternando en los roles y que solo dejan de figurar cuando los alcanza la muerte. Prácticamente todos tienen largas historias de fracasos, de denuncias por corrupción y su paso por los tribunales es una exhibición más de impunidad y descaro solamente comparables a los show de la farándula mediática.

Tiempos Aciagos

La desilusión, la incertidumbre, la cólera y la pena hoy nos alcanza a todos los argentinos por igual, pero para muchos a esto se suma la falta de trabajo, el hambre, la miseria y el abandono, indubitablemente vivimos momentos decisorios que marcaran el destino, la suerte y el futuro de nosotros y nuestros hijos.

El Contrato Social

La historia es la narración de lo acontecido en el pasado, ella nos permite analizar el presente y prevenir o vislumbrar el futuro y en ciertos aspectos y circunstancias cumple la función que en muchas civilizaciones desempeñaron los Concejos de Ancianos que llenos de sabiduría y colmados de experiencia permitían advertir y aleccionar a la comunidad de acciones o errores propios de la inexperiencia, la ignorancia, el egoísmo, la soberbia o la terquedad, ahora bien ¿Por qué hago esta particular visión y comparación de la historia? y ¿Cuál es mi propósito?

Nuestra hora más oscura II

El Indec dio a conocer el índice de la pobreza que alcanza al 32% de la población es decir que un tercio de nuestros conciudadanos es pobre, esto significan 14,3 millones de personas son pobres, su significación nos lleva a reflexionar que este número es de un alcance atroz, sin embargo el Presidente como aliciente o justificación dice a la población que aguante a posteriori los Ministros de Producción y Trabajo y de Desarrollo Social confirman el rumbo económico, honestamente son difícil de evaluar estas expresiones ya que no sabemos si con la mentira desean disfrazar el colosal fracaso, si son tan necios que creen sus propias mentiras, si la soberbia les limita la percepción de la realidad, o simplemente están en un juego del que solo ellos serán los ganadores.

A salvar nuestras empresas y trabajadores

Nos encontramos los argentinos ante una encrucijada difícil de definir o adjetivar, la realidad diaria es que el deterioro de la economía en todas sus variables esta conduciendo día a día a la quiebra a empresas sin distinción de tamaño sean estas Pequeñas, Medianas o Grandes, sin respetar actividad, lugar o región. Las abrumadoras cifras que dan cuenta de despedidos y desocupados se acrecienta minuto a minuto, recordándonos y acercándonos peligrosamente al derrumbe que padeciera los EEUU en la crisis del 1929-1930, si bien ambas crisis tuvieron orígenes diferentes pero de continuar como vamos los resultados serán similares.

Ante una realidad insoslayable

Estamos inmersos en una profunda sucesión de crisis que se transformaron en decadencia, vienen tiempos de cambios, no se si para profundizar nuestra decadencia o para comenzar a tratar de arreglar a un país repleto de errores y sinrazones colectivas que hace décadas nos hace cada día más pobres, más desprotegidos, más abandonados y más vulnerables.

¡Basta!

Día a día nuestra capacidad de sorpresa se ve superada por nuevas denuncias y comprobaciones de una corrupción sin límites, que funcionarios del gobierno anterior del más alto nivel con una insaciable y enfermiza voracidad saquearon al estado nacional. Pero aquí no se terminan nuestras sorpresas porque ahora desde el último año se suman una legión de empresarios, jueces, fiscales, falsos influyentes operadores y aún no sabemos si también de funcionarios de la actual administración, que están destruyendo las pocas estructuras subsistentes de un estado que se derrumba por una endémica corrupción enquistada en todos los estamentos de nuestra sociedad.